MENÚ

El antes y el después…Puesta a punto de las piscinas!

En breves comienza la primavera y la puesta a punto es importante para el disfrute de su ‪#‎piscina‬ residencial o privada. Realizamos servicios de ‪#‎limpieza‬ y ‪#‎mantenimiento‬ a ‪#‎hoteles‬, ‪#‎locales‬ de eventos, ‪#‎restaurantes‬, ‪#‎particulares‬ ‪#‎residenciales‬….
Os dejamos con unas fotografías tomadas en Betera (Valencia).
En pocas horitas os mostraremos vía facebook el resultado de una limpieza Grupo Floridablanca, no os podéis perder visitar nuestra página y darle a Me gusta!
Os dejamos con el enlace:
https://www.facebook.com/grupofloridablanca/
 

*Consejo del Grupo Floridablanca:

Parámetros a revisar para tener el agua de la piscina siempre controlada

Tener el agua de la piscina equilibrada, es fundamental para poder tener el agua en perfectas condiciones de transparencia y des infección. El producto químico que añadimos a la piscina, para que cumpla sus objetivos, debe de tener en cuenta el control de los siguientes parámetros:

El pH

El pH es una medida de la acidez o basicidad del agua. El agua con un valor de pH menor que 7 es un agua acida y si es superior tenemos un agua básica. Es importante controlar y ajustar el pH, si fuera necesario, cada día.
El valor ideal de pH debe estar comprendido entre 7,2-7,6. Si es demasiado alto, provoca un mayor consumo de desinfectante y por consiguiente un mayor gasto, turbidez del agua, incrustaciones e irritaciones de las mucosas. Para corregirlos se debe añadir minorador de pH. Con 150gr se produce un aumento de 0,2ppm por 10m3 de agua. Si el pH es demasiado bajo, puede provocar corrosión de los metales e irritación de las mucosas. Para corregirlo debemos añadir incrementador de pH. Con 150gr se produce una disminución de 0.2ppm por 10m3 de agua.

Cloro Libre

El cloro libre es la cantidad de cloro activo que queda en la piscina, una vez que se ha destruido una gran parte del cloro total por los microorganismos que había inicialmente en la piscina y por la acción del sol. Debe de estar en el agua para destruir aquellos organismos que se puedan introducir después.
El cloro libre recomendado en la piscina nunca debe ser inferior a 1 parte por millón (ppm). Menos de 1ppm de cloro libre en la piscina, permite el crecimiento de bacterias y algas en el agua, ocasionando condiciones antihigiénicas desagradables.
La cantidad de producto clorado necesaria para mantener 1ppm de cloro libre dependerá del número de bañistas, de la cantidad de luz solar y de condiciones atmosféricas. Es necesario controlarlo como mínimo tres veces al día.

Los Estabilizadores

Los desinfectantes en su mayoría son poco estables, y normalmente con la simple acción del sol o de la temperatura, pierden su eficacia y se evaporan. Es necesario el uso de un estabilizador para que permanezca el cloro el máximo de tiempo posible en el interior del agua. El estabilizador más usado hoy en día es el acido cianúrico que debe mantener un nivel de 30 a 50ppm.
Una concentración baja se soluciona con 200gr de estabilizador de cloro por cada 10m3 de agua que aumenta la concentración de acido cianúrico aproximadamente en 20ppm.
Si la concentración es alta retardara la eficacia del desinfectante y será necesario el vaciado parcial de la piscina y volverla a llenar de agua sin acido cianúrico. La concentración del acido cianúrico nunca debe ser superior a 75ppm.

La Alcalinidad

Es la cantidad de carbonatos, bicarbonatos e hidróxidos que hay en la piscina. La alcalinidad ideal está entre 125 y 150ppm. El agua poco alcalina produce corrosión y manchas en las partes metálicas de los accesorios y dificulta el control del pH. Se puede aumentar adicionando productos específicos. Es necesario ajustar la alcalinidad del agua una vez por semana.

La Dureza

La dureza es la cantidad de calcio disuelta en el agua. La cantidad ideal de calcio está entre 175 a 300ppm (Ca03).
La diferencia de calcio produce picaduras en la superficie del vaso de la piscina y corrosión en las partes metálicas de los accesorios de la piscina. El exceso de calcio produce agua turbia, superficies manchadas y formación de escamas. Para rebajar o aumentar la dureza existen productos específicos. Es muy importante controlar y ajustar la dureza al menos una vez al mes.

Las Algas

Las algas son plantas que nacen, se desarrollan y se reproducen en un medio acuático. Como el resto de las plantas, utilizan un pigmento verde, la clorofila, para realizar la fotosíntesis, una vital reacción química activada por la energía solar que transforma el dióxido de carbono CO2, consumido por las algas, en almidón, azúcares y oxigeno.
Algunas algas se adaptan a las condiciones y temperatura del agua de las piscinas y rápidamente se convierten en uno de sus principales enemigos, ya que pueden convertir el agua cristalina en verdosa en solo dos días. El fondo y las paredes de las piscinas se convierten en resbaladizos e inseguros. Para evitar la presencia de algas se utilizan los algicidas, pero sobretodo, es necesario un control constante del pH del agua.

Agua de Colores

El color verdoso indica la presencia de algas “clorafitas” o algas verdes y un desajuste en la regulación del pH. En este caso hay que parar la filtración y reducir el pH hasta 7,2-7,4 y aplicar una disolución aquosa de floculante directamente en la piscina. Pasadas unas horas efectuar una cloración de choque. Al día siguiente pasar el limpiafondos y volver a conectar el sistema de filtración.
Un tono más oscuro y rojizo del agua puede ser debido a la presencia de hierro en disolución o la existencia de algas pardas. Si el problema es de algas, seguir el mismo procedimiento de algas verdes. Si el color es debido al hierro, potenciar su precipitación usando hidróxido de calcio. El pósito se elimina conectando el sistema de filtración. Agua de color blanquecino y turbia indica excesiva dureza y alcalinidad. Ajustar los parámetros del pH a niveles correctos.

Especialistas en limpieza de