MENÚ

Consejos para limpiar después de una inundación

Sofá

Cuando se sufre una inundación en casa, por pequeña que sea, se trata de un problema serio. Salvar el suelo y el mobiliario es básico, sobre todo si es de madera. Sin embargo, el problema de una inundación no son los daños superficiales. El agua puede filtrarse por las ranuras del suelo y causar graves inconvenientes en la estructura de una casa, por ejemplo. También podría filtrar hacia los niveles inferiores perjudicando a los vecinos.

Si no se actúa en consecuencia, los daños podrían ser irreparables. Por este motivo, desde Grupo Floridablanca presentamos una serie de consejos para limpiar después de una inundación.

Consejos para limpiar después de una inundación

Se debe ser consciente de que una inundación no es un problema menor. Cualquier zona húmeda es ideal para la creación de moho que llegará a arruinar alfombras, paredes, muebles, etc. Y también puede derivar en una mala calidad de aire en el interior de la vivienda. Como resultado, podría causar afecciones respiratorias, incluyendo el asma.

¿Qué consejos se pueden poner en práctica para minimizar las consecuencias de un exceso de agua?

1. Desconectar la corriente

Resulta de vital importancia desconectar la luz de toda la casa si es necesario, ya que un cortocircuito podría desencadenar un incendio. Así pues, se deben desconectar todos los equipos eléctricos y aparatos electrónicos y retirar lo más rápido posible muebles y objetos móviles. Es especialmente importante cortar la luz si el agua rebasa las tomas de corriente. A continuación, es hora de retirar artículos como alfombras, colchones o sofás, ya que absorben el agua con mayor rapidez. Hay que priorizar los elementos que se quieren salvar.

2. Retirar el agua

Existen distintas formas de hacerlo, desde manualmente con toallas viejas y cubos hasta con bombas de desagüe. Estas últimas solo resultan útiles cuando hay una gran cantidad de agua acumulada. Por otra parte, se puede hacer uso de una aspiradora. Habrá que ser muy cautos y enchufarla en tomas lo más alejadas posible de la zona encharcada. Bajo ningún concepto se hará uso de un cable alargador, pues se podría provocar una descarga eléctrica. En definitiva, deshacerse del agua a conciencia es fundamental para evitar el posterior crecimiento de moho.

3. Secado y desinfección

Para secar el área afectada, es recomendable utilizar ventiladores y deshumidificadores. Una vez esté libre por completo de humedad, se procederá a desinfectar con un producto especializado para eliminar virus y bacterias que pudieran haber salido a través inodoros o desagües. Es recomendable aplicar el producto en cualquier zona que haya tocado el agua: suelos, maderas, muebles no tapizados, textiles…

4. Evitar la proliferación de moho

Después del proceso de desinfección y de que la zona se haya secado totalmente, se aplicará un tratamiento específico para impedir la proliferación de bacterias y la aparición de moho. Suelen ser productos a base de sepiolita, sales o similares, capaces de absorber el agua y garantizar un secado óptimo con mayor rapidez.

5. ¿Qué hacer con los objetos dañados después de limpiezas especiales?

Probablemente se esté tentado de desechar gran parte de los objetos mojados. Cuando toca hacer este tipo de limpiezas especiales tras una inundación, es complicado decidir qué depositar en el contenedor de la basura y qué no. Es importante actuar con responsabilidad y desechar los artículos inservibles en las zonas destinadas a ello, como por ejemplo los centros de reciclaje.

En conclusión, es necesario tener claro qué tipo de consejos para limpiar después de una inundación se pueden llevar a cabo. Desde Grupo Floridablanca destacamos la importancia de una limpieza eficaz y respetuosa con el medio ambiente. De este modo, conseguiremos que un espacio saludable y productivo esté garantizado.