MENÚ

Cómo eliminar el moho de las paredes

Limpieza de Moho en paredes

El moho en las paredes es un problema bastante común en casas con un exceso de humedad. Eso sí, con los productos adecuados y un poco de paciencia se puede eliminar al 100 % con éxito. ¿Estás desesperado y no sabes cómo eliminar el moho de las paredes? Te damos unas claves para que consigas que tus paredes vuelvan a lucir como siempre.

Acabar con el problema del moho: soluciones

¿Quieres acabar con el moho de las paredes de una vez por todas? Sigue estos sencillos consejos y consigue que tu pared luzca perfecta.

Cómo evitar el moho en las paredes

Para evitar que prolifere el moho, utiliza deshumidificadores o piezas deshumificadoras, que son una opción más económica frente a los primeros. Asimismo, puedes poner el aire acondicionado en verano durante un rato y hacer uso de los higrómetros y los purificadores de aire con filtros HEPA.

También puedes utilizar una bolsa de carbón activo de bambú para evitar la aparición de moho. Y, muy importante, airea tus habitaciones con frecuencia, evita secar la ropa o dejar los zapatos húmedos en el interior de las habitaciones y pinta las paredes con pintura antimoho, porque es mejor prevenir que curar.

Asimismo, evita las plantas en el interior de tu casa, ya que contribuyen a crear ambientes húmedos y, por lo tanto, a la proliferación de hongos; y revisa que no haya fugas de agua por parte de electrodomésticos, tuberías, etc. Asimismo, trata de que, entre la luz del sol al máximo, los hongos no proliferan en zonas soleadas. Para ello, descorre las cortinas durante el día o evita que estas sean de tejidos demasiado opacos o espesos.

Remedios caseros efectivos

Si, a pesar de todas estas medidas, el moho ha hecho su aparición en las paredes, puedes utilizar distintos productos caseros que siempre tenemos en casa, como agua oxigenada, vinagre blanco, aceite de árbol de té, lejía, bicarbonato de sodio o amoniaco.

En el caso de la lejía, diluye la cantidad de una porción de lejía por tres de agua. Si vas a utilizar el vinagre blanco, el agua oxigenada o el bicarbonato, los puedes aplicar directamente sobre la pared o diluirlos con un poco de agua. En el caso de optar por el aceite de árbol de té, disuelve una cucharadita en un vaso de agua.

Deja actuar unos minutos y limpia con un paño o con un cepillo si el moho es algo persistente. En el caso de que la pared esté desconchada, debes rascar la superficie antes de aplicar tu remedio antimoho para que quede lisa y en buen estado.

Si ninguno de estos remedios caseros te convence, puedes utilizar un spray antimoho de venta en sitios especializado. Para finalizar, uses el producto que uses, no dejes de hacerte con un cepillo tapajuntas para tapar estas después de haber limpiado las paredes. Recuerda que las juntas son una de las zonas por donde más proliferan los hongos.

Para una limpieza más profunda

Si quieres una limpieza más profunda y con un mejor acabado, después de limpiar la pared con alguno de los productos mencionados, utiliza una pintura blanca antimoho. Para pintarla en algún color específico, añade a tu pintura plástica un fungicida.
Por último, para evitar que el moho vuelva a aparecer, sigue las recomendaciones que te hemos comentado al principio del post.

Cuenta con una empresa de limpieza de obra

Eso sí, si realmente quieres un resultado óptimo, te recomendamos que estas operaciones las realice una empresa de limpieza de obra, como Grupo Floridablanca, que creamos espacios más saludables y productivos. Sabemos cómo eliminar el moho de las paredes de forma óptima y para siempre. Tú solo tendrás que preocuparte de disfrutar de tus espacios libres de moho.

Especialistas en limpieza de